Navigation

Stage

Tuttlingen y su entorno

Los dos proyectos de construcción más recientes de la empresa (un moderno centro para visitantes en Tuttlingen y un centro logístico de alta eficiencia en Neuhausen, a diez kilómetros) deja clara una cosa:
El reconocimiento de las raíces locales de la empresa y el sentimiento de responsabilidad hacia Tuttlingen, la ciudad que la vio nacer, perviven en la tercera generación de directivos de la firma.

No se trata únicamente de un nostálgico apego a los orígenes. Es también un reconocimiento a las cualidades y virtudes oriundas de la región (la proverbial solidez y eficacia de los habitantes de Suabia y esa forma de inventiva caracterizada por el trabajo meticuloso) que siguen marcando el espíritu de la empresa. El hecho de que, actualmente, KARL STORZ tenga sedes en todo el mundo no es ninguna contradicción, sino, simplemente, una consecuencia inevitable de la demanda mundial de los productos de Tuttlingen. Las filiales repartidas por Europa y América del Norte también se han creado para trasladar a toda la gama de productos la experiencia productora existente en cada región.

Sin embargo, a pesar de su presencia internacional, la empresa sigue teniendo el corazón en Tuttlingen y su creciente responsabilidad hacia la región no solo se expresa desde el punto de vista económico, sino también a través de la integración en la vida social y cultural de la zona. En KARL STORZ, la actuación responsable no se limita al interior de la fábrica.